Opinión

¿Qué necesito saber antes de contratar un abogado?

¿Cómo sé que necesito un abogado?

Muchas personas consultan a un abogado sólo cuando aparecen conflictos legales. Sin embargo, un abogado puede ayudar a anticipar y evitar situaciones difíciles derivadas de la falta de experiencia en campos específicos, o producto de una normativa cambiante. Un abogado es el profesional indicado para aportar valor y éxito a un negocio, mucho antes de que aparezca una demanda o conflicto. Cuando se está en una situación de desventaja, problemática o de perjuicio, ya sea en el ámbito familiar, laboral o empresarial debe tomarse la decisión de asesorarse por un abogado antes de tomar ninguna decisión.

¿Cuándo contratar a un abogado?

A la hora de contratar a un abogado, lo primero que se debe tener claro es que los abogados no somos sólo para los delincuentes. Los abogados cualificados y especializados también proporcionamos asesoramiento y conocimiento en diferentes áreas del Derecho. 

Gracias al uso diario del Derecho un abogado es el profesional más indicado para analizar y explicar, en su caso, cómo afecta una ley al cliente y su situación. Un abogado nos explicará los pros y contras de la normativa vigente y la forma en la que esta puede afectar. Contratar el asesoramiento de un abogado siempre será la decisión correcta antes de realizar acciones que puedan tener consecuencias desfavorables. 

El consejo de un abogado experto puede ayudar a entender las complejas reglas asociadas a las negociaciones comerciales y las asociaciones, la planificación del patrimonio, la adopción, la voluntad y la confianza de redacción, las estrategias fiscales y mucho más.

El buen abogado debe tener como objetivo mejorar la calidad de vida de sus clientes, protegiéndolos de las situaciones que más tarde podrían traerles dificultades emocionales y financieras. Un buen abogado está ahí para ayudar a aquellos que tienen problemas ahora y a los que quieren evitar problemas en el futuro.

¿Estoy trabajando con el abogado correcto?

Muchas veces se contrata al mismo abogado que se ha encargado de otros asuntos personales o de la familia. Debe evitarse contar con el clásico «abogado de la familia» para todo ya que es mejor contratar a un abogado experto en cada tipo de asuntos que el cliente tiene. No obstante, es importante ser conscientes de que cada abogado trabaja con unas herramientas y conocimientos distintos, adaptándose mejor a unas situaciones u otras. Si se cree que el abogado actual que está llevando el caso lo hace de forma lenta o dando largas, es mejor asesorarse con otro abogado antes de tomar conclusiones. Es importante tener la calma y confianza de que un asunto está siendo llevado por el profesional indicado, no olvidando nunca que el éxito puede ir de la mano con la decisión de contratar a un abogado motivado y comprometido con los intereses de sus clientes.

¿Qué tipos de abogados hay y Qué abogado necesito?

Dentro del sector de la abogacía, podemos encontrar abogados generalistas, como también especialistas en ramas concretas del derecho. En mi caso, hablaría de una tercera tipología en la que incluiría abogados especializados en nuevas tecnologías o herramientas tecnológicas que bien implementan en su trabajo o que les permiten realizar un servicio técnico más especializado y sin necesidad de que sus clientes contraten a terceros profesionales expertos en este tipo de materias transversales. En este artículo vamos a repasar los tipos de abogados más comunes para conocerlos y saber a cuál deberíamos acudir a ellos en caso de necesidad.

¿Cuáles son las tipologías de abogado más comunes?

  • Abogados laboralistas: Están especializados en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Intervienen en conflictos entre trabajadores y empresas y administraciones públicas como el INSS, la TGSS o el SEPE. Los asuntos más comunes en los que intervienen son despidos, reclamaciones de salarios, reclamaciones por mobbing, incapacidades, accidentes de trabajo, conflictos por vacaciones, modificación sustancial de las condiciones de trabajo, etc. Podemos encontrar abogados laboralistas que sus clientes son sólo trabajadores, otros que sólo llevan empresas y también los hay que llevan tanto trabajadores como empresas. En caso de intervenir en procedimientos judiciales, éstos se tramitan principalmente en los Juzgados de lo Social, y en segunda instancia en los Tribunales Superiores de Justicia.
  • Abogados penalistas: Como su propio nombre indica, son abogados que se dedican al Derecho Penal, es decir, a asuntos en los que ha habido algún tipo de actuación delictiva. Su función es asistir y defender los intereses de sus clientes en declaraciones, durante la instrucción, y en la fase de juicio oral. En caso de tener como cliente a la parte perjudicada, su función será la de presentar la denuncia o querella y, en su caso, comparecer como acusación. Y, en caso de llevar a la persona presuntamente infractora, su cometido es defender a su cliente de los hechos que de los que se le acusa a fin de que se absuelto o bien, según los casos, alcanzar algún acuerdo con el fiscal para limitar la posible condena. En caso de procedimiento judicial, principalmente, intervienen en los Juzgado de Instrucción, en los Juzgados de lo Penal y en la Audiencia Provincial. Y, en determinados casos, pueden intervenir en la Audiencia Nacional.
  • Abogados civilistas: Se dedican a asuntos en materia de Derecho Civil. Por tanto, son abogados que defienden los intereses de particulares frente a otros particulares, que pueden ser personas físicas o jurídicas (empresas, entidades, etc.). Dentro de este ámbito, existen casos muy variados, desde reclamación de deudas económicas, hasta responsabilidad civil extracontractual o contractual, pasando por divorcios, herencias o incapacitaciones. Su actuación judicial se lleva a cabo, principalmente, en los Juzgados de Primera Instancia y en la Audiencia Provincial. Asimismo, dentro del Derecho Civil, hoy en día podemos encontrar abogados que son especialistas materias específicas como puede ser el Derecho Inmobiliario, en casos ejecuciones hipotecarias, desahucios, cláusulas suelo, etc.
  • Abogados de familia: A pesar de que el Derecho de Familia es, más bien, una sub rama dentro del Derecho Civil, podemos considerarla como una especialidad ya que hay mucho abogado especializado en Derecho de Familia. Los asuntos más comunes en los que interviene un abogado son separaciones y divorcios, y derivados de éstos como el régimen de visitas de los hijos, las medidas provisionales, etc.
  • Abogados mercantilistas: Son aquellos que se dedican a la Derecho Mercantil, es decir, el que tiene que ver con el mundo empresarial. En los últimos años, han estado mucho en boga debido al gran aumento de concursos de acreedores. Sin embargo, el cometido del abogado mercantilista no se limita al ámbito judicial sino que también se ocupas de procesos de fusión entre sociedades, redacción de contratos mercantiles, negociación de acuerdos, intervención en juntas de accionistas, etc. En cuanto a la jurisdicción, son competentes los Juzgados de lo Mercantil y, según los casos, también los Juzgados de Primera Instancia.
  • Abogados administrativistas: Su ámbito de actuación es aquél en el que interviene, al menos, una administración pública. Pueden ser conflictos entre distintas administraciones o bien entre ésta y un particular. El abogado interviene en la vía administrativa realizando escritos de alegaciones, recursos de alzada o de reposición y, llegado el caso, recursos ante la jurisdicción contencioso-administrativa. Interviene en casos tales como recurrir sanciones administrativas, expedientes de urbanismo o reclamaciones de daños y perjuicios debido a una mala actuación de un servicio público.
  • Abogados fiscalistas: Están especializados en el derecho financiero y tributario, es decir, todo aquello que tiene que ver con tributos, impuestos, tasas, etc. La intervención del abogado va desde el asesoramiento hasta la realización de gestiones con la Agencia tributaria y, llegado el caso, en procedimientos judiciales en la jurisdicción contencioso-administrativa.

Como puede verse, existen distintos tipos de abogados según las distintas especialidades dentro del Derecho. Siempre que sea necesaria la intervención de un abogado, lo más recomendable es que sea especialista en la materia de que trate el asunto.

¿Ventajas de contratar a un abogado especialista en nuevas tecnologías?

Abogado que «habla el idioma» de las Nuevas Tecnologías

Las nuevas tecnologías han dado lugar a lo que ya se conoce como Derecho de Nuevas Tecnologías o Derecho Informático y el tipo de abogados especialistas que las entienden y han implementado en sus labores de asesoramiento y defensa jurídica. Dicha denominación ha entrado de lleno en el mundo del derecho, son las distintas normas jurídicas que regulan las relaciones entre particulares o empresas a través de la informática y de ésta a través de Internet, desde el comercio electrónico a la seguridad de los ficheros de datos personales, como la protección de datos personales y todo tipo de relaciones que se desarrollen a través de Internet y el mundo virtual online.

Abogado experto en delitos informáticos

En el derecho de nuevas tecnologías se encuentran los múltiples delitos informáticos (estafas informáticas, delitos de pornografía infantil, hackeos, etc), delito de vulneración de la intimidad por Internet, robo de datos informático, daños informáticos, plagio de página web, contratos informáticos (hosting, diseño web, maquetación, etc.).

Abogado experto en Protección de Datos Personales

Igualmente señalar la muy actual Ley de Protección de datos personales y Reglamento Europeo de Protección de Datos, con las auditorias de protección de datos, que da lugar a la intervención de un abogado especialista en nuevas tecnologías en los recursos contra sanciones de la Agencia de Protección de datos, así como en las demandas y reclamaciones contencioso-administrativas contra sanciones de la Agencia de Protección de Datos, intromisión intimidad a través de redes sociales.

Hay un sin fin de actos jurídicos que tienen que ver con el mundo digital y de las nuevas tecnologías. Juan Pablo Maza Correa es un abogado experto en nuevas tecnologías y en contratación informática, hosting, webs, etc. Especialista también en el ámbito de la Propiedad Intelectual e Industrial, Protección de Datos Personales, Redes Sociales, abogado especialista en Derechos de autor Web, comercio electrónico, reputación online, cyberocupación de dominios, borrado de información personal en Internet (derecho al olvido), seguridad de la información, contratos informáticos (hosting, mantenimiento web, compra-venta de dominios, ciber ocupación de dominios, etc.) y Auditor LOPD.

Si cuenta con mis servicios como abogado especialista en nuevas tecnologías y prueba tecnológica o digital, tendrá la garantía de estar trabajando con un abogado capaz de defender y extraer el mayor número de garantías y posibilidades en juicio y procedimientos extrajudiciales que puedan aportar dichas pruebas.

¿Cómo son los Honorarios de un abogado?

Los Honorarios del abogado deben estar siempre acorde a las necesidades del cliente, así como la dificultad y exigencia del asunto