Propiedad Industrial

Problemas con la Impresión 3D y los derechos de Propiedad Intelectual

Qué sucede con la impresión 3D en los hogares. ¿Por qué no arranca entre los particulares?

La tecnología de impresión 3D no es algo que nos venga de nuevo. Ya lleva años entre nosotros y quien más quien menos ha visto figuras, piezas industriales y cualquier objeto de tamaño pequeño y medio impreso con este tipo de tecnología y máquinas.

Actualmente la impresión 3D no tiene límites en cuanto a posibilidades de diseño, pero sí en términos legales, de nivel de formación del usuario y técnica necesarios para usarla (no está al alcance de todos por la complejidad que tiene), y por supuesto, otro límite muy importante son los derechos de propiedad intelectual e industrial. Es decir, que no vale todo con el fin de tener una copia en materiales polímeros (plásticos).

El opensource y el mundo maker

Esta tecnología se hizo popular entre los sectores de profesionales y makers que investigaban y diseñaban nuevos métodos de impresión y prototipos. Al fin y al cabo la impresión 3D funciona como una impresora cualquiera (en cuanto al concepto más amplio) de que si descargamos el archivo correcto y tenemos la impresora con la configuración y materiales que toca, igual que se podría imprimir una fotografía, se imprime el objeto del cual se descarga el archivo. El problema viene en la dificultad de crear el archivo, para el que la comunidad de expertos trabajaba de forma abierta y altruista (método en el que se mejoran la mayoría de métodos y tecnologías, gracias a los que más saben y dedican su tiempo desinteresadamente, al menos en el inicio).

Para qué se utiliza la impresión 3D

Desde la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO por sus siglas en Inglés), ya se ha estudiado los diferentes campos en los que se utiliza la impresión 3D. La impresión en 3D en metal ha atraído una inversión considerable, especialmente por parte de las empresas de transporte. También se ha experimentado mucho con las aplicaciones de la impresión en 3D en el ámbito de la salud, como la impresión en 3D para odontología y medicina o la bioimpresión.

El derecho de autor, derecho de los diseños, derecho de marcas, derecho de patentes y secretos industriales son los “enemigos” de la impresión 3D

Es obvio que una máquina capaz de replicar cualquier objeto, pieza, tornillo, prótesis, escultura, obra de arte, etc. Tiene que tener límites y no porque la tecnología posibilite cualquier cosa hay que permitir que lo sufran los derechos de autores, creativos, inventores y empresas que innovan en cualquiera de sus sectores.

La infracción de Derecho de marcas con la impresión 3D

No pasan desapercibidos los signos y elementos de las marcas a las impresiones 3D sin autorización para el uso de estos derechos de propiedad industrial. Los casos más comunes en la infracción de derechos de marcas son la reproducción de personajes y la presentación distinta de las marcas. La controversia judicial sobre la solicitud de registro de la marca del “tiburón de la izquierda” de Katy Perry pone de manifiesto algunas de las cuestiones que se plantean en este tema. (WIPO)

Un caso comentado por la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual es en el ámbito de la bioimpresión, Advanced Solutions Life Sciences ha demandado a Biobots Inc. por infracción de la marca (Advanced Solutions Life Sciences, LLC v. BioBiots Inc., 15 de mayo de 2017, 2017 WL2114969). Advanced Solutions Life Sciences es titular de la marca registrada “Bioassemblybot”, utilizada para la bioimpresión tridimensional y la fabricación de tejidos.

La infracción de Derechos de Patentes con la impresión en 3D

En los últimos años se han incrementado el número de solicitudes de patentes realizadas con impresión 3D. De hecho, en la mayoría de patentes en las que he colaborado como abogado, tanto en la preparación de la Memoria como en la realización de los primeros prototipos se utiliza la impresión en 3D como principal método de reproducción del invento. Los costes controlados y reducidos del uso de la impresión 3D permite generar unidades del invento con gran facilidad una vez se tiene toda la maquinaria preparada y lista. Pese a que no suele ser el sistema de fabricación final, sino que se utiliza temporalmente, la impresión 3D apunta a que seguirá siendo la principal forma de prototipación en el sector de las patentes.

Empresas manufactureras importantes como GE y Siemens también han generado notables activos de patentes en la esfera de la impresión en 3D y la fabricación por adición.

La problemática entre el Derecho de Autor y la impresión en 3D

Hace algunos años, se produjo una situación de pánico moral sobre la idea de que la llegada de la impresión en 3D provocaría un escenario similar al del caso Napster, con infracciones masivas del derecho de autor. Aunque esto no ha sucedido, se han producido varios conflictos relacionados con la legislación de derecho de autor y la impresión en 3D. Por ejemplo, el Augustana College, en los Estados Unidos de América, se opuso a que se escanearan en 3D las estatuas de Miguel Ángel pese a que estas no están protegidas por el derecho de autor y sin duda forman parte del dominio público. La red de cable y televisión estadounidense HBO se enfrentó a Fernando Sosa por haber este creado, mediante la impresión en 3D, una base para dispositivos iPhone con la forma del trono de la serie Juego de Tronos. La cantante y compositora estadounidense Katy Perry reclamó su derecho de autor ante Fernando Sosa por imprimir figuras del “tiburón de la izquierda” (aunque posteriormente la obra volvió a incorporarse a los sistemas de impresión en 3D de Shapeways). Los herederos del artista francoamericano Marcel Duchamp se mostraron contrarios a la impresión en 3D de un conjunto de piezas de ajedrez basadas en la obra del artista. (Fuente WIPO.int)

La infracción de Derecho de Diseños / Modelos industriales y la impresión en 3D

La facilitad que nos da la impresión 3D para reparar objetos, diseños, piezas… (lo que se nos ocurra que pueda ser sustituible por materiales o piezas impresas en 3D), ha provocado que los diseños y productos de cualquier sector se vean amenazados.

En la Unión Europea se ha promovido el derecho a reparar con el objetivo de velar por los derechos de los consumidores y contribuir a la creación de una economía circular. A este respecto, la Directiva Europea sobre diseño ecológico (Directiva 2009/125/EC) (https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32009L0125&from=ES) ha sido un motor importante del cambio de comportamiento de las empresas y los consumidores.

En julio de 2019, la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos de América resolvió un asunto sobre el curso titulado “El rechazo a la reparación: Un taller sobre las restricciones a la reparación” (“Nixing the Fix: A Workshop on Repair Restrictions”) (https://t.co/C2CPwm1HUo?amp=1). En ese país siguen existiendo desavenencias considerables entre los titulares de derechos de Propiedad Intelectual y los defensores del derecho a reparar.

La infracción de Secretos Comerciales / Empresariales y la impresión en 3D

En este plano son menos, por ahora, los casos en que se produce la réplica de secretos empresariales con impresión 3D, pues el principal motivo es la confidencialidad y dificultad de acceso a la información necesaria para ello. En su caso, normalmente irá de la mano de otras conductas y acciones ilícitas como la infracción contractual de trabajadores, acciones de competencia desleal de una empresa competidora o similar.

¿Cuál puede ser el impacto de la impresión en 3D y la inteligencia artificial (IA) en el sector de la moda en el futuro?

A medida que la impresión en 3D se hace más accesible, hay más riesgo de infracción de derechos de propiedad intelectual como la reproducción no autorizada de patrones y marcas protegidas por derechos de autor.

Por ejemplo, al reproducir sin autorización logotipos en una versión en 3D de un producto estamos ante una infracción de las más simples con una impresora 3D y de las más perjudiciales.

Para las marcas, la lucha contra la falsificación de productos, en particular en línea, es un proceso costoso, lento e interminable.

Conclusiones y Caminos en auge para el crecimiento de la impresión 3D

Desde mi punto de vista y por la cercanía al derecho sanitario y farmacéutico debido al trabajo continuado que realizamos en Intelectual Abogados® con mi compañera abogada Marina Alaminos Barceló, una de las vías que más posibilidades tienen para la impresión 3D es el ámbito de la salud. Pese a las cuestiones jurídicas, éticas y de regulación que plantea la impresión 3D en el sector salud, estoy seguro de que permitirá dar soluciones personalizadas, a medida de cada paciente, como se hace ya con prótesis, materiales quirúrgicos adaptados y fabricados para intervenciones y pacientes puntuales.

Más información en las siguientes fuentes: Enlace


Si te ha resultado útil la información de este artículo te agradeceré puedas escribir una valoración positiva en Google haciendo clic aquí ★★★★★

Nota del Autor: si este artículo le resulta de interés, puedes activar las notificaciones de ‘nuevos artículos en este blog’ haciendo clic en el icono de la derecha de la pantalla con un icono de una campana ‘roja’. Si prefiere recibirlos por correo electrónico gratuitamente, haga clic en el botón de más abajo dónde dice: ‘Recibir un correo electrónico con cada nueva entrada.’


¿Quiere asesorarse o contratar un abogado?

Puede hacerlo enviando un mensaje a continuación o a través del botón de WhatsApp en la pantalla.

Contactar

Si tienes una página web de negocio por favor indícala

Un comentario en “Problemas con la Impresión 3D y los derechos de Propiedad Intelectual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.