CompetenciaPropiedad Industrial

Límites a Pactos de No Competencia y Confidencialidad

Recomienda este artículo y Sígueme en Twitter: @pablomazco

Cuál es el Alcance de los Pactos de Reserva, de No Competencia y de Confidencialidad

Son muy comunes en casi todos los sectores de la industria, por eso la jurisprudencia es restrictivallegando a anular dichos pactos (o considerarlos nulos) por su carácter desproporcionado y contrario a la libre competencia en una economía de mercado. Así, la S.A.P. Castellón, secc. 3ª de 9-5- 2014, acude al art. 6-3 C.c . para considerar nula una cláusula de aquel tenor que excedía del tiempo razonable en su limitación competencial y que no llevaba consigo una compensación por la no competencia.

El pacto de competencia no puede superar los 2 años o 6 meses

Se apoya en el Art. 21-2 del Estatuto de los Trabajadores : “El pacto de no competencia para después de extinguido el contrato de trabajo, que no podrá tener una duración superior a dos años para los técnicos y de seis meses para los demás trabajadores, sólo será válido si concurren los requisitos siguientes: a) Que el empresario tenga un efectivo interés industrial o comercial en ello, y b) Que se satisfaga al trabajador una compensación económica adecuada”.

En la misma línea la S.A.P. Barcelona, secc. 15, 316/13, de 24-7, aplicando los arts. 1 y 2 de la ley de defensa de la competencia (15/2007, de 3 de julio ) y 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (T.F.U.E .). Pero, también acude a los principios generales de interdicción del abuso de los arts. 7 y 1256 C.c . y los Reglamentos CE 2790/1999 y 330/2010.

La S.T.S. 21-10-2005 (Gimeno-Bayón), lo hace al Reglamento 4087/88 y a las S.T.S. 24-10-1999 y S.T.J.C.E. 28-1-1996 (c. “Pronuptia “) en relación con la confidencialidad del “Know How” o saber “inmaterial” en el ámbito de las “franquicias”.

Pactos de No Competencia y Confidencialidad

No siempre son un acto de competencia desleal

De esta manera, dichos pactos inhibidores de la competencia no necesariamente constituyen, con su vulneración, un acto de competencia desleal, sino -en muchas ocasiones- una infracción contractual. Incluso una infracción de los principios generales de buena fe recogidos en los Arts. 1258 C.c . y 57 C. com . ( Ss. A.P. Barcelona, secc. 15, 27-6-2008 , Madrid, secc. 28, 14-7-2011, Vizcaya, secc. 4, 8-3-2012 y T.S. 18-5-2012 (Gimeno-Bayón)). Dice esta última que: “En numerosas ocasiones el tráfico mercantil impone o aconseja ciertas restricciones a la competencia, en cuyo caso las cláusulas de inhibición, de estar incorporadas a contratos cuyo objeto principal no sea restringir, impedir o falsear la competencia, que constituya restricciones accesorias del comercio, más o menos necesarias o simplemente útiles o convenientes, por lo que se alude su validez cuando están suficientemente justificadas y sirven a la finalidad perseguida en un contrato lícito (en este sentido apuntan las sentencias 899/2007, de 21 de julio, y 102/2012 de 7 de marzo )”.

Gracias


Si te ha resultado útil la información de este artículo te agradeceré puedas escribir una valoración positiva en Google haciendo clic aquí ★★★★★

Nota del Autor: si este artículo le resulta de interés, puedes activar las notificaciones de ‘nuevos artículos en este blog’ haciendo clic en el icono de la derecha de la pantalla con un icono de una campana ‘roja’. Si prefiere recibirlos por correo electrónico gratuitamente, haga clic en el botón de más abajo dónde dice: ‘Recibir un correo electrónico con cada nueva entrada.’


¿Quiere asesorarse o contratar un abogado?

Puede hacerlo enviando un mensaje a continuación o a través del botón de WhatsApp en la pantalla.

Contactar

Si tienes una página web de negocio por favor indícala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.