Delitos

Delito informático de Defraudación

Recomienda este artículo y Sígueme en Twitter: @pablomazco

Qué es el delito de defraudación

El delito de defraudación es uno de los más cualificados y que tienen un resultado muy concreto: obtener suministros de electricidad, gas, agua, telecomunicaciones u otros. 

El Código penal español castiga como delito de defraudación (artículo 255 CP) el delito que se cometa utilizando energía eléctrica, gas, agua, telecomunicaciones u otro elemento, energía o fluido ajenos, por alguno de los siguientes medios: valiéndose de mecanismos instalados para realizar la defraudación; alterando maliciosamente las indicaciones o aparatos contadores; o empleando cualesquiera otros medios clandestinos.

El delito de defraudación como delito leve se regula en el 255.2 ,CP, y dice que si la cuantía de lo defraudado no excediere de 400 euros, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.

Se puede decir por tanto que caben las formas imperfectas de ejecución cuando no se llega a producir el perjuicio. Es indiferente que los actos sean realizados por el beneficiario o por un tercero. La amplitud de los objetos materiales (energía eléctrica, gas, agua, telecomunicaciones u otro elemento, energía o fluido ajenos) ha hecho pensar a algunos que aquí se podría incluir la defraudación de toda clase de energías.

Igualmente estará dentro de la comisión de este delito y así lo recoge el artículo 256 del Código Penal, aquel que hiciere uso de cualquier equipo terminal de telecomunicación, sin consentimiento de su titular, ocasionando a éste un perjuicio económico.

El sujeto pasivo del delito de defraudación de fluido eléctrico,  puede ser tanto la empresa suministradora de la energía o fluido como el usuario legal, según quién se haya visto perjudicado por la utilización fraudulenta.

Este tipo de delito no necesita gran explicación debido a que viene siendo muy común en viviendas y locales que están siendo ocupados por personas que no tienen legítimo derecho, y que no pagan por los suministros que consumen.

Ampliación de las conductas delictivas consideradas delito de defraudación

El delito de defraudación de fluido eléctrico y análogo, se recogen en la Sección 3ª del Capítulo VI, concretamente en el Art. 255 ,CP, pero se ha añadido la defraudación a través de uso ilícito de equipo terminal Art. 256 ,CP, mientras que la facturación fraudulenta en perjuicio de los consumidores mediante alteración de aparatos automáticos se tipifica entre los delitos relativos al mercado y a los consumidores en el Art. 283 ,CP.Delito informático de Defraudación

La minería clandestina de Bitcoin y criptomonedas en el delito de defraudación

Es posible que haya oído hablar de que el sector del blockchain necesita de máquinas llamadas mineras, que no son otra cosa que ordenadores preparados y supermejorados para tener un alto rendimiento que permita la producción de computación en el algoritmo que trabaja la criptomoneda que se pretende obtener.

Las criptomonedas (a modo de resumen entendible) se generan a base de consumo eléctrico para realizar el cálculo del algoritmo. Podría decirse que una vez se tiene la instalación y el conocimiento para minar la criptomoneda se trata de un simple canje de electricidad + tiempo de consumo para obtener el resultado perseguido. Lógicamente no compensa al infractor pagar por la electricidad para obtener un Bitcoin en la actualidad (por ejemplo), salvo que el sistema esté conectado a una red eléctrica defraudada que pertenece a otro titular, y entonces es cuando se obtiene el resultado perseguido a un coste de producción cero.

Este ejemplo anterior, criptomonedas, es uno de los delitos de defraudación que más han crecido en los últimos años debido al crecimiento de las criptodivisas. Motivo pues por el que los mayores productores de criptomonedas se encuentran en países en desarrollo o con escaso control del consumo energético. En Asia, Sur América y África, en países donde la electricidad tiene un coste muy inferior al que tiene en Europa es donde sí compensa minar de forma legal, porque el coste en electricidad es inferior al valor de una criptomoneda. Pero si hablamos de países europeos, salvo que se esté defraudando consumo, raramente puede ser rentable.


Gracias por leer, si le ha parecido interesante agradecería que dejase su valoración o review en Google ➤ haciendo clic aquí ★★★★★

Fdo. J. Pablo Maza Correa

Nota del Autor: si este artículo le resulta de interés, invito a hacer clic en la pestaña inferior Recibir un email con cada nueva entrada. (debajo de los comentarios al artículo si lo ve en ordenador-pc) donde puede activar la opción para recibir cada nuevo artículo por correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.