MarcasPropiedad Industrial

¿Basta con registrar la denominación social de la empresa para tener la Marca de empresa?

Recomienda este artículo y Sígueme en Twitter: @pablomazco

A continuación trascribo una de las preguntas más comunes referente a las marcas o marca de empresa, y que enfoca muy bien la obra «El secreto está en la Marca» publicado por la Oficina Española de Patentes y Marcas:

El nombre de una sociedad mercantil no es una marca de empresa

marca de empresaMucha gente cree que registrando su denominación social en el Registro Mercantil, el nombre quedará automáticamente protegido como marca de empresa. Se trata de un error bastante común.

En España existe además la modalidad registral de nombre comercial, que es el signo o denominación que identifica a una empresa (sin ser la marca de empresa) en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares.

Registrar un nombre comercial sí puede diferenciarte con tu propia marca de empresa

El nombre comercial es, por tanto, un signo distintivo. Su función es la de diferenciar e individualizar a una empresa (con su propia marca de empresa) en el tráfico mercantil y distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o semejantes; tiene una función importante, pues sirve para canalizar la propia clientela.

Es importante entender la diferencia entre la marca, nombre comercial y denominación social. Conforme se ha indicado anteriormente, la marca es el signo que sirve para distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otras.

El nombre comercial es el signo o denominación que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares. A través de tu nombre comercial obtendrás los derechos que la Ley de marcas otorga a toda marca registrada como marca de empresa.

La denominación social es el nombre que identifica a una persona jurídica como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones.

El nombre comercial no es preciso que coincida con la denominación social y puede elegirse, por tanto, un nombre comercial diferente de la denominación social. En el caso de las personas naturales tampoco es necesario que el nombre comercial coincida con su nombre civil (nombre y apellidos), puede elegirse como nombre comercial una denominación de fantasía. Así, un fabricante de conservas registraría como nombre comercial el que utilice en sus actividades empresariales de fabricante y que sirva para diferenciarlo de otros empresarios, por ejemplo: Bernardo Alfageme S.A. El signo o nombre con que comercialice esas conservas será la marca del producto, por ejemplo: MIAU o EUREKA. Todos estos signos pueden ser, a elección del empresario, iguales o diferentes, según su conveniencia.


Fuente y Autoría: «El secreto está en la Marca», una introducción a las marcas dirigida a las pequeñas y medianas empresas. Oficina Española de Patentes y Marcas www.oepm.es

Valorar el esfuerzo e información
Servicios
Propiedad Industrial
Autor
Juan Pablo Maza Correa, Telephone No.971460190 extensión 4
Ubicación
Islas Baleares, España